GLOSARIO DE MUSICA

 Acorde: Sonoridad resultante de la ejecución simultánea de varios sonidos.

Adagio: Término italiano que indica un movimiento bastante pausado sin llegar a ser lento.

Allegro: Término italiano que indica un movimiento rápido. “Allegretto” es un movimiento algo menos rápido que “Allegro”.

Alteración accidental: Alteración esporádica que no figura en la armadura.

Andante: Término italiano que indica un movimiento pausado. Equivale a “Modérate”. “Andantino” es un movimiento algo menos pausado que “Andante”.

Aria: Palabra italiana que, en el ámbito vocal, indica una pieza o parte de un Oratorio, Cantata u Ópera. Las arias tienen un carácter fundamentalmente melódico y están interpretadas por una sola voz con acompañamiento. También hay arias en piezas instrumentales.

Armadura: Conjunto de alteraciones de la tonalidad que se colocan después de la clave.

Arpegio: Ejecución sucesiva de las notas de un acorde.

Bagatela: Composición corta y sin pretensiones que tiene una estructura libre.

Ballet: Composición musical que consta de una o varias partes de estructura libre, y es representada coreográficamente, con la intervención de bailarines, figurines y decorados.

Barcarola: Composición instrumental y también vocal, en compás 6/8. Posiblemente su origen esté en el canto de los gondoleros venecianos.

Cadenza: (o Cadencia). Es la parte de un Concierto reservada al lucimiento del solista. Por lo general la cadencia, durante la cual no toca la orquesta, se encuentra hacia el final de los movimientos primero y último de un Concierto.

Canon: Pieza musical cuyas partes entran sucesivamente y repiten la misma melodía o ritmo de la primera voz (o antecedente).

Cantata: Obra para solistas, coro y orquesta basada en un texto religioso o profano.

Coda: Pasaje que se añade al final de una composición para darle mayor efecto conclusivo.

Concierto: Composición para uno o más solistas y orquesta, estructurada en tres movimientos: rápido – lento – rápido.

Cuarteto: Composición escrita a cuatro partes para cuatro intérpretes.

Divertimento: En el siglo XVIII se designa así a la composición para solistas instrumentales, que aun siendo similar a la Suite, contiene piezas de factura libre.

Dúo: Composición a dos partes para dos instrumentos o voces.

Escala: Disposición correlativa, en cuanto a la altura se refiere, de los sonidos de una tonalidad, partiendo de la tónica y hasta alcanzar la repetición de la misma en la siguiente altura.

Frase: Expresión de una idea musical completa.

Lied: (Plural, Lieder). Palabra alemana que define un tipo de canción en la que el texto poético y
la música forman una unidad expresiva. El Lied fue una aportación de los compositores románticos.

Oratorio: Obra de características similares a las de la Cantata. También está escrita para solistas,
coro y orquesta, sobre un texto religioso o profano y no prevé representación escénica.

Ostinato: Diseño o fragmento rítmico o rítmico-melódico que se repite de forma ostinada o persistente.

Partitura: Conjunto de todas las partes instrumentales y vocales de una obra musical, representadas gráficamente en pentagramas superpuestos.

Periodo: Una de las secciones en que se subdivide la frase musical.

Pizzicato: Indicación técnica para los instrumentistas de cuerda-arco los cuales pulsan entonces las cuerdas con los dedos en lugar de utilizar el arco.

Polca: (o Polka). Danza bohemia, derivada de la escocesa, en compás 2/4 y de movimiento rápido.

Progresión: Reproducción de una fórmula o fragmento rítmico-melódico o armónico que se repite
en dos o más grados de la escala.

Quinteto: Composición escrita a cinco partes para cinco intérpretes.

Reexposición: Repetición de la parte musical expuesta anteriormente.

Rondó: Forma musical que consta de un tema principal (A) de carácter vivo, y que se repite por lo menos tres veces a lo largo de la obra, alternando con otros temas (B, C, D) que contrastan con él. Al tema A también se le denomina “Estribillo”, y a los temas B, C y D, “Coplas”.

Serenata: Forma musical de carácter simple y escrita para pequeña orquesta. Consta de varios movimientos o tiempos. En su origen se trataba de una obra para “ser ejecutada al aire libre en las noches serenas”.

Sinfonía: Desde mediados del siglo XVIII, se define así a la obra orquestal que tiene la misma estructura que la Sonata, y está constituida, por lo general, por cuatro movimientos o tiempos.

Sonata: A partir del periodo clásico, a mediados del siglo XVIII, pasa a ser una forma musical de estructura definida que consta de tres o cuatro movimientos y está pensada para uno o dos instrumentos.

Suite: Obra instrumental constituida por una serie de danzas (Suite antigua), o por una serie de piezas de forma libre, pero relacionadas entre sí (Suite moderna).

Tema: Fragmento musical que posee una entidad y un sentido completo y está sujeto a posteriores desarrollos de sus elementos constitutivos.

Tema y Variaciones: Obra musical formada por un tema seguido de una serie de piezas, en número  indeterminado, cada una de las cuales presenta la modificación rítmica, melódica o armónica del tema o, incluso, una evolución libre a partir de algún elemento del tema. Todas las variaciones conservan de alguna forma la esencia del tema.

Timbre: (O “color”). Es una de las características del sonido. Se habla del timbre de un instrumento o de una voz.

Tonalidad: Sistema basado en la relación entre los distintos grados de la escala y la tónica (o nota principal). Este concepto nació en el siglo XVI y empezó a abandonarse a principios del siglo XX.

Transporte: (o Transposición). Es el cambio de altura de una obra que no supone una modificación de su estructura interna.

Vals: Composición musical en compás 3/4. En su origen, el vals se bailaba “dando vueltas”. Su gama, en cuanto al movimiento se refiere, es muy amplia y va desde el “Vals lento” al “Vals rápido”. Existen valses para ser interpretados, pero no danzados (Vals para piano, Vals sinfónico…).

LOS MEDIOS MUSICALES

Los medios musicales: las voces y los instrumentos

 La música es tan antigua como el ser humano. Desde los tiempos más remotos fue creada como una forma de expresar las emociones y sentimientos a través de los sonidos. El ritmo, el canto y la danza acompañaban la mayor parte de las actividades del diario vivir como eran el trabajo, las fiestas y los ritos religiosos para adorar a sus dioses y propiciar las buenas cosechas, la cacería, la pesca, la recolección de frutos, etc.

 La música no sólo cumplía, pues, con la función de deleite o placer sino también con una función religiosa, social, de comunicación y de supervivencia.

 Los seres humanos primitivos no imitaron los sonidos de los animales y de la naturaleza tales como el viento, el mar, los truenos, el canto de los pájaros con fines propiamente musicales, por el contrario, necesitaban producir efectos sonoros tanto para atraer animales que luego domesticaban, que pudieran ser útiles para su alimentación y para el trabajo (buenos espíritus), como para ahuyentar a los animales (malos espíritus).

 La imitación y reproducción de sonidos del ambiente con fines mágico-religiosos y de supervivencia los condujo hacia la música.

 Según el musicólogo Adolfo Salazar, la música comienza en el momento en que el hombre se descubre a sí mismo como instrumento de la música. Por lo tanto, los primeros medios musicales utilizados por el ser humano fueron su voz y su cuerpo.

 El inicio de las expresiones musicales hacer ritmos y ruidos con el cuerpo emisiones nasales, palmadas, pisoteo los muslos y los glúteos combinados primeras formas de hacer música. Lo fueron originados en estados de excitación, juego, embriaguez o erotismo.

 Posteriormente, en la búsqueda de cada vez más temibles, novedosos, extraños y variados para poder satisfacer las necesidades religiosas, utilitarias y de comunicación, la voz humana se fue distorsionando

 A partir  del momento en que los seres humanos primitivos agotaron  todas sus posibilidades sonoras vocales y corporales fue cuando empezaron a construir instrumentos musicales con materiales naturales como piedras, caracoles, huesos, cuernos y pieles de animales, frutas secas, trancos de árboles, etc. 

 A lo largo de la historia de la humanidad, los instrumentos musicales se han ido construyendo con materiales diversos en función de la época en que fueron apareciendo, tales como madera,  barro, hierro, bronce, cobre, platino.

 Clasificación de los instrumentos musicales

 Atendiendo al material del instrumento que produce la vibración sonora, Curt Sasch clasificó los instrumentos musicales de todas las épocas de la manera siguiente:

 Autófonos o ideófonos: aquellos que al frotarlos, sacudirlos, percutirlos o golpearlos producen sonido por sí mismos, sin necesidad de cuerdas, aire, membranas o electricidad. Generalmente el cuerpo de los autófonos o ideófonos consiste en una sola pieza de madera o de metal, la cual puede frotarse, como es el caso del guayo de metal y la güira de madera. Otros se sacuden, como las maracas. Y algunos se percuten, como el triángulo, las claves, xilófono, platillos, castañuelas, etc.

Aerófonos: aquellos que son soplados y es el aire el que, al entrar,  produce la vibración sonora.
 Ejemplos: trompeta, flauta, saxofón, acordeón, clarinete, etc.

Cordófonos: aquellos que poseen cuerdas que vibrarán al frotarlas con un arco o puntearla con los dedos.
Ejemplos: violín, arpa, guitarra, mandolina, viola, violoncelo, contrabajo, etc.

Electrófonos: aquellos en que las vibraciones eléctricas producen sonido.
Ejemplos: sintetizador, teclados eléctricos, guitarras y bajos eléctricos, vibráfono, etc.

 Membranófonos: aquellos que poseen membranas estiradas y rígidas para producir sonido.
Ejemplos: tambora, pandero, bombo, tímpani, atabales, etc.

 

EL APARATO AUDITIVO

Los decibelios del sonido

La intensidad es, al igual que el timbre, una característica del sonido. Se mide en decibelios.

Fíjate en las siguientes equivalencias: Un susurro: 25 decibelios. Una conversación: 60 decibelios. Los platos de la orquesta: 90 decibelios. Un cantante de ópera; 100 decibelios. Un avión aterrizando: más de 130 decibelios. Recuerda que , el sonido causa dolor y puede dañar el oído, por encima de 120 decibelios.

Cómo cuidar el oído

El oído es uno de los sentidos que te relaciona con el mundo exterior, proporcionándote información y- placer. Por ello es importante que aprendas a cuidarlo: Es necesaria la limpieza habitual del oído externo. Protege los oídos al pasar de un ambiente templado a uno muy frío.

La exposición a los ruidos continuos y excesivos (industrias, locales públicos, tráfico…) puede llevar a una pérdida progresiva de la sensibilidad auditiva. El volumen excesivo provoca una disminución de la capacidad auditiva. Cuando escuches música, haz un buen uso de los auriculares y mantente a distancia de los altavoces. Ante cualquier problema del oído acude al otorrinolaringólogo.

Recuerda que el sonido se transmite por ondas que se forman en el aire y que el órgano de la audición es el oído. Éste se divide en tres partes: el oído externo, el oído medio y el oído interno. El pabellón auditivo recoge las ondas sonoras; éstas pasan a través del conducto auditivo externo y llegan al tímpano. El tímpano es una membrana que separa el oído externo del oído medio. Cuando las ondas sonoras chocan contra el tímpano, éste vibra y transmite la vibración a la cadena de huesecillos del oído medio. El movimiento vibratorio de los huesecillos se transmite al caracol en el oído interno y llega finalmente, a través del nervio acústico, al cerebro. El cerebro interpreta la vibración como un sonido agradable o desagradable, como un ruido o un sonido musical.

EL APARATO FONADOR

El aparato fonador 

está formado por todos aquellos órganos que intervienen para transformar el aire que respiramos en vibraciones sonoras. Consta de: el sistema respiratorio, los órganos de la voz y los resonadores. El aparato fonador está íntimamente ligado al de la respiración. Recuerda que, al inspirar, el aire entra por la nariz o por la boca, atraviesa la faringe y la laringe, y desciende por la tráquea hasta llegar a los pulmones. Al espirar, el aire recorre el camino inverso. El sonido se produce durante la espiración. La laringe y las cuerdas vocales son los órganos de la voz. Cuando el aire asciende por la laringe, las cuerdas vocales se juntan y vibran. Así se produce el sonido. Las cavidades de la boca y de la faringe junto a las cavidades óseas de la cara son los resonadores de la voz; le dan amplitud y el timbre propio de cada persona.

La respiración 1. Durante la inspiración, el diafragma se contrae y desciende, la caja torácica se ensancha y los pulmones se llenan de aire. 2. Durante la espiración, el diafragma sube, el tórax se encoge y los pulmones se vacían.

Las cuerdas vocales Son unos pliegues de la mucosa laríngea situados horizontalmente. Se juntan y se separan con extrema rapidez y movilidad.

1. Las cuerdas vocales están separadas durante la respiración.

2. Las cuerdas vocales se juntan durante la emisión de sonido.

Cómo cuidar la voz La voz

es un instrumento que nos permite expresar y comunicar con los demás; por ello es importante que aprendas a cuidarla y preservarla: Evita hablar y cantar en ambientes muy fríos, húmedos o contaminados (humo, falta de ventilación…). Nunca esfuerces la voz, sobre todo en los lugares donde el ruido impide que se oiga (locales públicos). No fumes. El tabaco afecta a la salud en general y al buen funcionamiento del aparato respiratorio y fonador.

Muchos fumadores padecen ronquera y una inflamación crónica de la laringe. Durante la fase de la pubertad, cuando se produce el cambio de la voz, y especialmente en el caso de los chicos, no se deben hacer esfuerzos al cantar.

TÉCNICA VOCAL: se refiere a una serie de ejercicios de respiración y de emisión de sonidos,(constituye la impostación).  ENTONACIÓN: es estar en el tono.
AFINACIÓN: es cantar o tocar con entonación. Es cantar o tocar de acuerdo con la melodía.
RESPIRACIÓN: se refiere al  control del aire. El conocer su mecanismo da seguridad al cantante.

LA RESPIRACIÓN CONSTA DE DOS FASES. 

 LA INSPIRACIÓN: es cuando el aire penetra por la nariz o por la boca y lleg-a a los pulmones.
LA ESPIRACIÓN: el aire es devuelta por la laringe y vibran las cuerdas vocales (este aire se transforma en sonido)  ARTICULACIÓN: es un elemento perteneciente al lenguaje (punto, rayas u otras formas stacato).
FRASEO: es el aspecto sintáctico (estudio de las funciones y enlaces de las palabras) del lenguaje musical. Se lo concibe como factor ordenado de la melodía.
INTERPRETACIÓN: significa darle vida sonora a la obra musical.
CARÁCTER: en una obra coral el carácter está determinado por el texto.