VELÁZQUEZ (1599-1660)

Con él se inicia el realismo barroco español. Fue pintor de cámara de Felipe IV. Realizó numerosos retratos según el modelo tradicional y “El triunfo de Baca o los Borrachos” de temática ambivalente. Realizó dos viajes a Italia los que le sirvieron para aclarar su paleta y dar gran soltura a la pincelada (La Fragua de Vulcano; vistas de la Villa Médicos). Allí pintó retratos como el de Inocencia X de aguda penetración psicológica. Fue dando entonces a su retratística (linfones, familia real, la dama del abanico) una mayor perfección en naturalidad y frescura. En la rendición de Breda Llenó de vida este solemne episodio histórico. Al final de su vida trabajó la perspectiva aérea; “Las hilanderas” y “Las Meninas” donde culmina la plasmación compleja del espacio, la luz y el retrato de grupo, así como su dominio de la técnica de la pincelada.

 

MigueI Ángel (1475-1564)

Escultor, pintor, arquitecto y poeta. Artista inigualable por la originalidad y fuerza de concepción de sus obras, que sorprenden tanto por su diversidad como por su carácter grandioso. Se le debe entre otras obras, “La Piedad”, “El David”, las tumbas de Lorenzo II y Juliano de Médicos para la nueva Sacristía de San Lorenzo de Florencia, las diversas estatuas destinadas a la tumba de Julio II (Esclavos, Louvrel, Moisés) la “Victoria” obra de sorprendente torsión, los frescos de la capilla sixtina, etc.

 Pasó su niñez en Florencia. A los trece años se inició en la pintura en el taller de Ghirlandaio.

Al año siguiente, recomendado por su maestro, entró en los jardines de la casa de los Médicos, teniendo por maestro a Bertoldo di Giovanni, discípulo de Donatillo.

Su mecenas le permite vivir en su palacio en donde tuvo la ocasión de estudiar las grandes colecciones antiguas y contemporáneas de los Médicos, y se relacionó con destacadas figuras del humanismo.

De esta etapa de su vida data su apasionado interés por la Divina Comedia.
En su obra “La Batalla de los Centauros” se revela ya como un intérprete perfecto del desnudo.

La muerte de Lorenzo de Médicos en 1492, le inspiró dos obras: “Cristo en la Cruz”, realizado en madera, y “Hércules”, en mármol, de tamaño natural, de corte clásico.

Con la. muerte de su protector se traslada a Venecia y luego a Bolonia, realizando aquí su trilogía de “Un ángel”, “San Petronio” y “San Próculo”.
Bueno es señalar que para la enorme figura del “Moisés” seleccionó durante ocho meses mármol de carrara; este sólo hecho denota la grandeza excepcional de uno de los genios más dignos de admiración con que ha contado el arte universal.

  

 

Rafael Sanzio (1483-1520)

Maestro del clasicismo, aúna precisión de dibujo, armonía de líneas y delicadeza de colorido, con una amplitud espacial expresiva totalmente nueva.

La mayoría de sus trabajos se consideran obras maestras.

Podemos citar entre ellas: “Los desposorios de la virgen”, “El triunfo de Galatea”, “La Transfiguración”, así como una parte de los frescos de las estancias del Vaticano (La disputa del sacramento, La escuela de Atenas, El Parnazo, Expulsión de Heliodoro del templo).

Fue arquitecto en la corte de los Papas Julio II y León X. Su influencia fue considerable fines del siglo XIX.

MURILLO (1617-1682)

Pintor español, nacido en Sevilla. Huérfano desde niño, realizó su aprendizaje en el taller de Juan del Castillo. Vivió un tiempo en Cádiz. Cuando regresó a su ciudad natal, una serie de copias de los maestros italianos y de Van Dyck, le motivaron de tal modo que se trasladó a Madrid dispuesto a dedicarse a su vocación.

Aquí recibió la ayuda de Velázquez. Regresó a Sevilla en 1645, sucediendo a Pacheco corno maestro de la escuela sevillana. Autor de cerca de 500 cuadros, repitió muchos de ellos que habían alcanzado gran éxito.

 En su pintura coexisten dos estilos: el realista que extrae sus temas de la vida cotidiana y se caracteriza por la violencia cromática, Ej.: “Muchachos comiendo melón y uvas” y “Vieja aseando a un niño”, “La familia de la celestina”; “La gallega de la moneda”; “El pobre negro”, etc. El otro, de inspiración religiosa e idealista, se distingue por la suavidad y pureza de los tonos, Ej.: “La sagrada familia de pajarito”, “San Juan Bautista niño”, “Santa Ana y la Virgen”, “La Virgen con el niño”, “El Milagro de las aguas”. (1617-1682).

DURERO. (1471-1528)

Pintor y grabador alemán. Hijo de un orfebre, aprendió el oficio de su padre, pero abandonó el taller de éste para colocarse en el taller del pintor Michel Wohlgemut.
Al terminar su aprendizaje (1490) realizó un viaje por Alemania y Holanda, durante el cual llevó a cabo sus primeros ensayos de grabado en madera. En 1495 tras una corta estancia en Italia, en donde se puso en contacto con el arte veneciano del Renacimiento comenzó a grabar y pintar
bajo la protección de Federico el Sabio, principal elector de Sajonia. A esta época pertenecen las series de xilografías del “Apocalipsis”, “La Gran Pasión” y “La vida de la virgen”.

 

A partir de 1500, comenzó a estudiar perspectiva y proporciones, al mismo tiempo que completaba su preparación pictórica con una sólida formación humanística. Algunos de sus célebres dibujos, acuarelas y grabados, como el “San Eustaquio” y la “Gran Fortuna”, etc.

En 1505 marchó de nuevo a Venecia en donde recibió el encargo de pintor “La Madonna del Rosario” y “Cristo entre los Doctores” ambos influidos por la pintura de Leonardo. De 1507 a 1514 volvió a residir en Alemania, ejerciendo una infatigable labor de grabador, casi abandonando la pintura.

En 1509 comenzó la serie de xilografías que tituló “Pequeña pasión” y en los grabados publicados de 1511 a 1513 con el nombre de “Pasión”.

Bajo la protección del Emperador Maximiliano 1, realizó sus célebres grabados del “Arco de Triunfo”, “El carro triunfal” y “El libro de las horas”.

A partir de 1520 realizó una incansable labor de retratista, logrando lienzos de una calidad casi insuperable en su género, tales como los retratos de “Alberto de  Brandeburgo”, “Pirkeirner”, “Erasrno de Rotterdam”, el “Autorretrato”.

En la cima de su gloria realizó los dos grandes paneles en que están representados los cuatro apóstoles.