NORBERTO SANTANA

Nació en Santo Domingo, 1943. Graduado en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Posteriormente pasa a finalizar sus estudios con el maestro Jaime Colson, de quien fue uno de sus últimos discípulos.

Fue integrante del desaparecido grupo El Puño, agrupación que aglutinaba a pintores, poetas, intelectuales y críticos de arte. Profesor de la Escuela Nacional de Bellas Artes y de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD). Ha realizado 16 exposiciones individuales: Galería Andrés, 1966 y 1967; Galería Olimpia, 1968; Galería Auffant, 1970; Galería Studio, Washington, DC, 1970; Galería de Arte Moderno, 1982; Galería Deniel’s, 1983; Galería Auffant, 1983; Galería Nader, 1984; Galería Deniel’s, 1985; Galería de Arte Nader, 1986; Galería Equis, de La Romana; Galería de Arte Moderno, 1992 y en Casa Rodrigo de Bastidas, 1999.

Ha participado en más de veinte exposiciones colectivas y representó al país en la Exposición Mundial para Artistas Jóvenes en Estados Unidos, 1970. Se destacaba además como muralista, habiendo realizado los siguientes: en el Paraninfo de Medicina de la Universidad Autónoma de Santo Domingo y parte frontal de dicha Facultad; Facultad de Humanidades y de Ciencias Económicas, así como también en el Auditorio del Banco Central.

Sus obras figuran en colecciones privadas e internacionales. En 1972, obtuvo el Tercer Premio en el Concurso Annual E. León Jimenes; en 1974, el Premio Alpaca y en 1979 el Premio Especial de Pintura en la Décimo Cuarta Bienal Nacional de Arte Plásticas.

 De acuerdo al crítico de arte Odalís Pérez, en Norberto Santana, “la geometría sensible es luz en el dibujo y éste particulariza un objeto que no podemos catalogar como cubista o neocubista, o simplemente neo-expresionista, sino más bien estilísticamente sincrético. Pues el objeto pictórico se organiza en la superficie planimétrica cobrando su significación en las diversas pantallas perceptivas del sujeto pictórico”.

En octubre de 2006 realizó la muestra pictórica “Obras recientes” en el Museo de Las Casas Reales, Santo Domingo R.D. Según el destacado crítico de arte español Manuel Valldeperes (fallecido): “Su pintura es el camino de un realismo consciente en el que se entrelazan quizás sin pretenderlo, elementos del realismo conceptual y del realismo dramático; eso es, del cubismo y del expresionismo”.

En cambio, para el maestro Darío Suro (fallecido): “Norberto Santana mantiene un clima pictórico en que la forma y la composición son los elementos que verdaderamente integran su estilo definido y preciso. Es quizás el artista dominicano, después de Colson, que ha tenido un concepto pictórico más claro de lo que es expresarse formalmente con todas las características de un depurado estilo.”

RAFAEL FAXAS

Nació en Santo Domingo (1936-1965). Murió en la Revolución del 65. A pesar de todo, o sea, de morir tan joven, dejó obras imperecederas. De estilo cubista y futurista. Se ve en él, la influencia del “cubismo colonial”, de su maestro Jaime Colson.

Muestra Faxas, una distribución de planos en su obra: “Composición” Planos y diagonales propias del futurismo, y un gran sentido del color y de las estructuras formoles y geométricas. Su pintura es de gran valor cubista.

DIONISIO PICHARDO

Pintor. Nació en La Vega, República Dominicana, el 31 de octubre de 1929.

 Hizo sus estudios de Bellas Artes en la Escuela Nacional de Bellas Arte de Santo Domingo.

 Su pintura quizá es la más sofisticada en 1a historia de la pintura dominicana. Con ciertos acentos del surrealismo, sus concepciones están siempre envueltas en un mundo soñado y real al mismo tiempo.

Su libertad expresiva es característica y sus cuadros están elaborados con una técnica sencilla y complicada al mismo tiempo.

En los años 1957-1958 realiza tres exposiciones en la Alianza Francesa de Santo Domingo. En 1960 logra su cuarta exposición en la Escuela de Pintura de La Vega, su ciudad natal. Traslada su exposición a Santiago y Salcedo en ese mismo año. En febrero de 1960 también expone en el Palacio Nacional de Bellas Artes. En 1961 presenta una exposición de monotipos en la Alianza Francesa y finaliza ese año con una de óleos en el Instituto Domínico-Americano.

En 1962 sale hacia los Estados Unidos y se radica en New York durante cuatro años. En 1963 expone en la Galería Sur América obteniendo una excelente crítica del Herald Tribune. En 1964 realiza dos muestras en el barrio bohemio (Village) de New York.

En 1965 regresa al país y elabora su XI Exposición en el Palacio Nacional de Bellas Artes. En abril de 1966 en el Ateneo Amantes de la Luz y en noviembre de ese mismo año en la Galería Olympia. En la Universidad Católica Madre y Maestra en 1967 y otra vez en la Galería Olympia a fines de ese año. En Julio de 1968 en el Banco de Reservas de la República Dominicana, Casa del Arte en Santiago de los Caballeros en 1969 y en la Alianza Francesa en 1969. En octubre de 1972 en la Galería de Arte Santo Domingo y su Exposición XX en el Instituto Domínico-Americano en Santo Domingo.

 En 1978 en Sala de Arte Rosa María. Ha participado en más de 20 Exposiciones Colectivas en diferentes países y en República Dominicana. EI multimillonario Nelson Rockefeller, a la sazón vicepresidente de los Estados Unidos de América, adquirió cuatro de sus obras en una exposición que el artista realizara en la hermana Republica de Haití.

 

 

 

LEOPOLDO PEREZ

Nació en Santo Domingo, en 1938. Desde sus primeros cuadros mostró una marcada afinidad con la pintura expresionista figurativa y posteriormente una descomposición de las formas entre cubismo y expresionismo, que hace de este pintor uno de los casos más singulares en la pintura dominicana actual.

Su pintura es dramática, enérgica y dinámica. El dinamismo de sus trazos es libre pero controlado. En sus primeras telas la dramatización de un mundo indígena estuvo absorbido por un sentido trágico, en la mayoría de sus composiciones. De este conceptualismo trágico ha logrado escaparse y últimamente realiza una pintura en que e1 movimiento, el color y la fuerza expresiva de sus trazos han cambiado totalmente e1 mundo pictórico de su iniciación.

En sus cuadros como: “Jauría devorando a un toro”,  y “Velorio”, el color está al servicio de una pintura plásticamente concebida y lo dramático queda también incorporado como una solución y no como un medio conceptual de raíces literarias y anecdóticas.