EL APARATO AUDITIVO

Los decibelios del sonido

La intensidad es, al igual que el timbre, una característica del sonido. Se mide en decibelios.

Fíjate en las siguientes equivalencias: Un susurro: 25 decibelios. Una conversación: 60 decibelios. Los platos de la orquesta: 90 decibelios. Un cantante de ópera; 100 decibelios. Un avión aterrizando: más de 130 decibelios. Recuerda que , el sonido causa dolor y puede dañar el oído, por encima de 120 decibelios.

Cómo cuidar el oído

El oído es uno de los sentidos que te relaciona con el mundo exterior, proporcionándote información y- placer. Por ello es importante que aprendas a cuidarlo: Es necesaria la limpieza habitual del oído externo. Protege los oídos al pasar de un ambiente templado a uno muy frío.

La exposición a los ruidos continuos y excesivos (industrias, locales públicos, tráfico…) puede llevar a una pérdida progresiva de la sensibilidad auditiva. El volumen excesivo provoca una disminución de la capacidad auditiva. Cuando escuches música, haz un buen uso de los auriculares y mantente a distancia de los altavoces. Ante cualquier problema del oído acude al otorrinolaringólogo.

Recuerda que el sonido se transmite por ondas que se forman en el aire y que el órgano de la audición es el oído. Éste se divide en tres partes: el oído externo, el oído medio y el oído interno. El pabellón auditivo recoge las ondas sonoras; éstas pasan a través del conducto auditivo externo y llegan al tímpano. El tímpano es una membrana que separa el oído externo del oído medio. Cuando las ondas sonoras chocan contra el tímpano, éste vibra y transmite la vibración a la cadena de huesecillos del oído medio. El movimiento vibratorio de los huesecillos se transmite al caracol en el oído interno y llega finalmente, a través del nervio acústico, al cerebro. El cerebro interpreta la vibración como un sonido agradable o desagradable, como un ruido o un sonido musical.

EL APARATO FONADOR

El aparato fonador 

está formado por todos aquellos órganos que intervienen para transformar el aire que respiramos en vibraciones sonoras. Consta de: el sistema respiratorio, los órganos de la voz y los resonadores. El aparato fonador está íntimamente ligado al de la respiración. Recuerda que, al inspirar, el aire entra por la nariz o por la boca, atraviesa la faringe y la laringe, y desciende por la tráquea hasta llegar a los pulmones. Al espirar, el aire recorre el camino inverso. El sonido se produce durante la espiración. La laringe y las cuerdas vocales son los órganos de la voz. Cuando el aire asciende por la laringe, las cuerdas vocales se juntan y vibran. Así se produce el sonido. Las cavidades de la boca y de la faringe junto a las cavidades óseas de la cara son los resonadores de la voz; le dan amplitud y el timbre propio de cada persona.

La respiración 1. Durante la inspiración, el diafragma se contrae y desciende, la caja torácica se ensancha y los pulmones se llenan de aire. 2. Durante la espiración, el diafragma sube, el tórax se encoge y los pulmones se vacían.

Las cuerdas vocales Son unos pliegues de la mucosa laríngea situados horizontalmente. Se juntan y se separan con extrema rapidez y movilidad.

1. Las cuerdas vocales están separadas durante la respiración.

2. Las cuerdas vocales se juntan durante la emisión de sonido.

Cómo cuidar la voz La voz

es un instrumento que nos permite expresar y comunicar con los demás; por ello es importante que aprendas a cuidarla y preservarla: Evita hablar y cantar en ambientes muy fríos, húmedos o contaminados (humo, falta de ventilación…). Nunca esfuerces la voz, sobre todo en los lugares donde el ruido impide que se oiga (locales públicos). No fumes. El tabaco afecta a la salud en general y al buen funcionamiento del aparato respiratorio y fonador.

Muchos fumadores padecen ronquera y una inflamación crónica de la laringe. Durante la fase de la pubertad, cuando se produce el cambio de la voz, y especialmente en el caso de los chicos, no se deben hacer esfuerzos al cantar.

TÉCNICA VOCAL: se refiere a una serie de ejercicios de respiración y de emisión de sonidos,(constituye la impostación).  ENTONACIÓN: es estar en el tono.
AFINACIÓN: es cantar o tocar con entonación. Es cantar o tocar de acuerdo con la melodía.
RESPIRACIÓN: se refiere al  control del aire. El conocer su mecanismo da seguridad al cantante.

LA RESPIRACIÓN CONSTA DE DOS FASES. 

 LA INSPIRACIÓN: es cuando el aire penetra por la nariz o por la boca y lleg-a a los pulmones.
LA ESPIRACIÓN: el aire es devuelta por la laringe y vibran las cuerdas vocales (este aire se transforma en sonido)  ARTICULACIÓN: es un elemento perteneciente al lenguaje (punto, rayas u otras formas stacato).
FRASEO: es el aspecto sintáctico (estudio de las funciones y enlaces de las palabras) del lenguaje musical. Se lo concibe como factor ordenado de la melodía.
INTERPRETACIÓN: significa darle vida sonora a la obra musical.
CARÁCTER: en una obra coral el carácter está determinado por el texto.