LA ESCENIFICACIÓN O REPRESENTACIÓN TEATRAL

En toda escenificación o representación teatral existen varios factores que deben tenerse en cuenta al hacer el estudio de la obra o trabajo de mesa que antecede al montaje de la obra. Estos facto­res son el estudio del libreto, la premisa, el argumento, la representación, el dialogo, el maquillaje, el vestuario, las luces, la escenografía y la música.

El libreto es el texto escrito de una obra de teatro. EI dramatur­go es quien escribe los textos teatrales y los presenta y organiza en un libreto. El libreto está compuesto de diálogos entre los di­ferentes personajes de la obra. Los parlamentos son las intervenciones de cada uno de los actores en el dialogo escrito en el libreto.

La premisa es la idea fundamental de la obra teatral. Se puede expresar en una sola oración. Un ejemplo de premisa:

Dos jóvenes enamorados deciden sacrifi­car su amor y suicidarse ante la incomprensión existente entre sus familias. (Ro­meo y Julieta de Shakespeare)

EI argumento es el asunto 0 tema que tra­ta la obra y para ello se necesita de un razonamiento para demostrar los hechos, y llevar a los personajes a un des enlace 0 conclusión. No es más que el relato de los hechos que ocurren en la obra, sin interpretarlos ni juzgarlos.

Un buen argumento presenta las siguientes características:

Es breve (no más de media página de extensión).

Es una exposición resumida sacada del libreto de todos los hechos importantes que suceden en la obra, sin interpretarlos.

Ningún argumento tiene adjetivo calificativo ni adverbio.

Un ejemplo de argumento escrito sobre la obra “Don Quijote y Sancho Panza”, por el Teatro Gayumba:

El hidalgo Quijano enloquece por su afici6n a leer libros de caballerías y decide convertirse el mismo en caballero andante, toman­do el nombre de Don Quijote y convenciendo al labrador Sancho Panza de que lo acompañe como escudero. Cada aventura que emprenden resulta ser una ilusión y un fracaso: los ejércitos son manadas de ovejas, los gigantes son molinos de viento … Por todo eso, Sancho pide e insiste en que regresen a casa, pero Don Quijote per­siste en su empeño y siguen andando.

La representación es la escenificación del argumento como si estuviera sucediendo en un tiempo y un espacio determinados.

Recordemos que el dialogo es la conversación entre los personajes. Cada una de las intervenciones de estos personajes en dichos diálogos se llama parlamento. Además, toda obra teatral se divide en varias partes que se llaman actos. Cada acto, a su vez, se divide en varias escenas.

La trama es la expresión de una serie de conflictos o contradic­ciones entre los personajes. EI conflicto central es el más importante de todos.

EI maquillaje, el vestuario, las luces, la escenografía y la música son también aspectos muy importantes dentro del montaje de una obra teatral.

LAS ARTES. CARACTERÍSTICAS GENERALES

Antes de adentrarnos en las artes escénicas, tratemos de ubicarlas dentro del esquema general de las artes.

Recordemos que existen diversos tipos de arte. Están las  artes mecánicas, industriales y decorativas, las cuales eran consideradas como artes menores u oficios en comparación con las llamadas  Bellas Artes.        

Entre las artes mecánicas están la carpintería, zapatería, artesanía, talabartería, ebanistería, etc.

Entre las artes industriales están la alfarería, tapicería, joyería, grabado, diseño de modas, diseño industrial, etc.

En las artes decorativas tenemos el diseño y la decoración de muebles, de interiores, de jardines, etc.

Las tradicionales Bellas Artes son: Las artes plásticas, visuales o del espacio: arquitectura, escultura, pintura, dibujo, acuarela, fotografía, serigrafía, etc. Las artes fonéticas, acústicas, so­noras o del tiempo: música, literatura. Las artes escénicas, mixtas o del movimiento; danza, teatro, cine.

En las artes plásticas, visuales o del espacio el objeto artístico es perdurable a través del tiempo y en un espacio físico determinado. La perdurabilidad hace que las obras antiguas lleguen hasta nuestros días. Se les llama plásticas porque a base de los elementos materiales que utilizan consiguen ser palpables. Obran con materiales concretos, reales, que permanecen. Es por eso que en cualquier momento podemos admirar un templo románico, una escultura griega o una pintura impresionista.

En cambio, en las artes fonéticas, acústicas, sonoras o del tiempo el objeto artístico es temporal. Solo podemos apreciarlo mientras dure la presentación artística. Por 10 tanto, están limitadas en el tiempo. Naturalmente, que hoy día existen medios como las grabaciones que han permitido la posibilidad de reproducir un hecho artístico temporal musical o literario. Las formas musicales también se fijan con la escritura o notación musical así como la prosa y la poesía, permitiendo de esta manera la función del arte de documentar y transmitir las ideas, pensamientos y sentimientos de los seres humanos de otras generaciones.

Las artes escénicas son la combinación de artes temporales y espaciales. De ahí, que también sean llamadas artes mixtas, pues en ellas se integran todas las artes. En la Danza, el teatro y el cine se mezclan imagen, sonido y movimiento. Estos son los tres aspectos fundamentales de la escena que se representa. Lo visual (imagen) se conecta y se  relaciona con lo sonoro (sonido) a través del movimiento.

EL TEATRO FOLKLÓRICO

El teatro folklórico es una de las modalidades del teatro popular. Y, por supuesto que, como todo hecho folklórico, es un arte colectivo, social, anónimo, funcional, etc. Se trata de un grupo de aficionados, es decir, personas del pueblo, quienes practican el teatro como actividad no profesional. Reconocen al teatro como un medio de producción de conciencia, pero asumen como función principal la de divertir al público. No presenta estrictamente la formalidad de un libreto y otros aspectos técnicos formales teatrales.

La participación de figuras escénicas como muñecos grandes con caretas y zancos, acróbatas, animales en tela o papel, etc., en las fiestas típicas de todos los países del mundo, constituyen el verdadero teatro popular folklórico.

Lugares de representación del teatro folklórico

Las marchas, las comparsas y los desfiles son, frecuentemente, el espacio escénico del teatro folklórico. En este caso, estamos hablamos de un teatro callejero en el cual la obra se realiza en espacios abiertos e informales como son los parques, las plazas y las calles. El teatro folklórico callejero se dirige a un público transeúnte que está de pie y se mueve fugazmente. Los actores tienen que llamar la atención de la gente a pesar de los ruidos y distracciones del entorno. Por esta razón, la obra deberá ser breve, los diálogos se reducirán al mínimo o desaparecerán para ser sustituidos por pregones, coros, canciones y música. En muchas ocasiones, en las comparsas, desfiles y marchas, no habrá oportunidad ni condiciones de realizar una representación teatral propiamente dicha en la que hay un libreto que ensayar. Más bien el trabajo principal estará en la elaboración de los trajes y caretas más creativas acordes con el tema que se quiere representar.

El teatro folklórico no siempre es callejero, pues cuando la obra se monta en un escenario, requiere de todos los elementos formales acostumbrados. Puede consistir en un cuadro o estampa del folklore nacional con personajes del pueblo. Todo esto requiere de un libreto, un espacio escénico adecuado y los ensayos que demanda el montaje de cualquier obra teatral.

El teatro folklórico dominicano

Toda obra teatral que trate sobre elementos del folklore dominicano y que utilice personajes propios de nuestra cultura está enmarcada dentro de lo que denominamos el teatro folklórico dominicano.

En las comparsas de carnaval abundan personajes como: Robalagallina, La muerte en jeep, Se me muere Rebeca, Califé, diablos cajuelos, gagas, guloyas, viejos, indios, etc. Otros personajes aparecen en dramatizaciones que se realizan durante cantos y bailes folklóricos como en el Momise, en el que un rey y un gigante compiten por una mujer en una especie de juego-baile teatral.

EL FOLKLORE

Etimológicamente, la palabra folklore viene del inglés y quiere decir saber del pueblo. Folk significa pueblo y lore significa saber. Por lo tanto, podríamos decir que folklore es toda la cultura de un pueblo que se transmite de generación en generación en forma oral. Si partimos de la idea de que cultura es todo lo que hace y crea un pueblo en diversos órdenes, entonces tendremos los siguientes tipos de folklore: material, social y folklore espiritual.

Folklore material: formas de construir y adornar las viviendas, artesanías, alimentos, comidas, remedios caseros, vestimenta y trajes típicos, formas tradicionales de cultivo, instrumentos y herramientas de trabajo, instrumentos musicales, materiales de la tierra, medios de producción, industrias domésticas, etc.

Folklore social: la forma de hablar con expresiones coloquiales y arcaísmos, usos, costumbres, tradiciones, pasatiempos, juegos, cofradías, instituciones populares, fiestas, ceremonias, bailes, danzas, etc.

Folklore espiritual: creencias, supersticiones, mitologías, cuentos, refranes, proverbios, el saber empírico, filosofía, ideologías, poesía y prosa oral, el arte popular, coreografías, música, teatro popular, concepciones de la vida y la muerte, aspiraciones, gustos, vivencias, etc.

Característica del folklore

El folklore es un hecho que posee las características siguientes:

El folklore es oral, porque se transmite en forma hablada, por imitación, práctica o el ejemplo mismo no escrito.

También es colectivo, porque no es una manifestación aislada o creación individual de una persona en específico, sino un hecho socializado, compartido y aceptado por todos los miembros de una comunidad o pueblo.

El folklore es anónimo, porque aunque haya surgido inicialmente de la mente y la creatividad de alguien, el hecho se socializa y se hace colectivo rápidamente pasando a formar parte de toda la comunidad.

Otra característica del folklore es que es social, porque es el resultado de las experiencias socio-económicas e históricas de un pueblo.

El folklore también es popular, porque representa y personaliza a un pueblo.

Es funcional, porque satisface necesidades materiales, sociales y espirituales de un pueblo.

Es empírico, porque es fruto de la experiencia y la observación; no es, pues, transmitido por la escuela.

El folklore es tradicional, porque incorpora el pasado a la vida actual de un pueblo.

El folklore es regional, porque está geográficamente localizado.

Es dinámico, porque es el resultado de un proceso continuo en el cual algunos hechos folklóricos se transforman, algunos se extinguen y surgen otros nuevos.

LA DANZA FOLKLÓRICA

Las danzas folklóricas son los bailes y coreografías populares y tradicionales de un país que se transmiten de generación en generación de manera espontánea y natural. En todos los países del mundo existen grupos profesionales de bailes folklóricos, cuyos integrantes reciben toda la disciplina de expresión corporal e instrucción formal sobre las técnicas de danza como cualquier bailarín de ballet clásico o moderno. Sin embargo, la misión principal de estos ballets folklóricos es la de mantener viva la gran variedad de danzas que existen dentro del folklore musical de cada nación. Los dominicanos Fradique Luzardo, José Castillo y Josefina Miniño han sobresalido por su gran labor realizada dentro del campo de la danza folkórica.

Antecedentes de la danza folklórica dominicana:

La expresión musical dominicana se nutre de tres corrientes culturales que son la indígena, la española y la africana. Esta última es la que se ha manifestado en mayor proporción. Por supuesto, que como nuestros indios tainos desaparecieron como pueblo ante la explotación de los colonizadores españoles, es prácticamente mínima o casi nula la influencia que hayan podido tener en la formación de la cultura musical dominicana.

No obstante, sabemos que los areítos eran los bailes y cantos de nuestros indígenas. Se realizaban para celebrar alguna fiesta, entierros, bodas, ceremonias religiosas, la victoria de una batalla, y sobre todo para recordar los acontecimientos pasados y así transmitir la historia de su pueblo. En los areítos, todos se tomaban de la mano o del brazo siguiendo los movimientos de un guía llamado tequina, también cantaba como solista alternándose con el coro.

En los tobillos, brazos, muñecas y en d cuello llevaban collares y pulseras de caracoles que sonaban con los movimientos de la danza y acompañados del ritmo del mayohuacán o bahiohabao (tambor sin acorar), casacabeles de madera, maracas de higüero, sellos sonaleros, flautas de madera, silbatos de hueso, ocarinas de barro, trompetas de caracol o fututo. etc.

La calenda y la chica, por otra parte, fueron danzas de carácter fuerte y sensual de los negros esclavos que fueron traídos del África a la isla con el fin de sustituir a los indios. Los africanos se agruparon en cofradías que sirvieron para conservar su cultura sin mezclarse con los españoles. De ahí, la fortaleza de su influencia en la cultura dominicana.

A principios del siglo XIX, los bailes más populares en la isla eran las danzas de ascendencia española como las tonadillas, seguidillas, boleros, malagueñas, fandangos y otras danzas europeas como el minuet y la contradanza.

El fandango sufrió transformaciones al llegar a la isla y así surgieron otras danzas como el zapateo y sus variantes sarambo, guarapo y callao. Igualmente de la contradanza europea surgió la contradanza criolla que luego se convirtió en la tumba dominicana. Es a partir de este momento en que podemos hablar de música y bailes dominicanos.