Problemas ambientales

Manejo de los recursos naturales

Algunos modos de explotar los recursos naturales tienen efectos negativos sobre la naturaleza y la sociedad. Las consecuencias perjudiciales de esas acciones son llamadas problemas ambientales.

A menudo, los recursos son utilizados sin tener en cuenta el tiempo que demoran en reproducirse de acuerdo con su ciclo natural. Por ejemplo, bosques enteros son talados en poco tiempo, sin considerar que algunos árboles tardan muchos años en volver a crecer. En estos cases, el recurso bosque resulta muy útil pero se agota rápidamente y ello trae aparejados otros problemas. Como consecuencia de la tala de los arboles, el suelo se vuelve muy frágil al quedar desprovisto de la capa vegetal que lo cubría. Además. en muchos casos, los pobladores de las zonas cercanas se ven obligados a emigrar en busca de un nuevo trabajo, o permanecen en el lugar sobreviviendo en situación de pobreza.

En la actualidad, son cada vez más las personas, las instituciones de gobierno y las organizaciones no gubernamentales que proclaman la necesidad de lograr un desarrollo sostenible, es decir, realizar una explotación de los recursos naturales que genere beneficios y desarrollo económico sin comprometer la existencia futura de los recursos valorizados.

La escala de los problemas ambientales

Los problemas ambientales tienen diferentes escalas, según la extensión de territorio y la cantidad de población que resulten afectadas.

Problema Escala Ambito
Cambio climático Global Planeta
Deforestación Regional Regiones
Desertificación Regional Regiones
Contaminación de ríos Local Una determinada población

Cambio climático y calentamiento global

En la atmósfera existen de manera natural gases como el dióxido de carbona o el metano, que atrapan el calor del sol y lo retienen. Actúan como los paneles de cristal de un invernadero, elevando la temperatura en la superficie de la Tierra: es el efecto invernadero.

La actividad industrial, el uso de vehículos y ciertas prácticas agrícolas generan estos mismos gases y, por tanto, aumentan la concentración con la que se encuentran en la atmósfera. Esto hace que se retenga más calor y la temperatura media de la Tierra este aumentando. AI hacer más calor, se derrite mas hielo en los polos y el nivel del mar sube. Si el proceso continua, muchas áreas costeras quedaran inundadas.

EI aumento de temperatura afecta también al régimen de lluvias, a la distribución de la vegetación, ya otros muchos aspectos. Algunas zonas se están haciendo más secas, y en otras cada vez hay más lluvias torrenciales que ocasionan graves inundaciones.

La única solución es reducir la emisión de estos gases, como propusieron las Naciones Unidas en el Protocolo de Kyoto (1997), firmado por muchos países. Allí se acordó reducir progresivamente las emisiones de gases contaminantes. Sin embargo, los avances sobre este punto son muy lentos. Estados Unidos, responsable de una cuarta parte de estas emisiones, se retire de este acuerdo en el 2001, alegando que este no incluía a países como India y China, que también son responsables de la contaminación.

La deforestación

Durante el siglo XX, la superficie del mundo cubierta por bosques disminuyó un 25%. Cada año desaparecen alrededor de 15 millones de hectáreas de bosques y se degradan otros 25 millones. las causas de esta grave reducción son el consumo cada vez mayor de madera para diversos usos, la práctica de la agricultura y la ganadería, y el desarrollo de la actividad minera en áreas originalmente boscosas.

La tala de los bosques y de las selvas se ha realizado a lo largo de miles de años. Sin embargo, fue a mediados del siglo XX cuando se comenzaron a registrar los efectos de una intensa deforestación, la que la tala indiscriminada, practicada en épocas recientes, no tiene en cuenta el ciclo natural de reproducción de las especies vegetales.

En la actualidad, los bosques y las selvas más seriamente amenazados son los que se extienden sobre las áreas cálidas. Uno de los casos más graves es el de la Amazonia, en América del Sur, pues en el último siglo ha sido destruido el 14% de los cuatro millones de kilómetros cuadrados de su densa vegetación.

 La desertificación

Se denomina desertización al proceso natural por el cual se van extendiendo, sobre diversas zonas de la superficie del planeta, las condiciones propias del desierto. En cambio, se habla de desertificación cuando a este fenómeno natural se suman acciones humanas que provocan o aceleran el proceso.

La sobreexplotación agrícola y ganadera y la deforestación son causa de procesos de erosión que destruyen grandes extensiones de suelo.

El avance del desierto es una realidad en extensas áreas del planeta y afecta alrededor de 1,000 millones de personas. Actualmente, más de un tercio de la superficie terrestre es árida o semiárida y se estima que esta situación empeorara en el futuro.

eulogio