La Música y la Cultura.

LA MÚSICA, PARTE ESENCIAL DE TODAS LAS CULTURAS

La palabra cultura, etimológicamente, procede del verba latino colere (cultivar). Significa todo el conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de desarrollo artístico, científico y tecnológico de una sociedad.

La cultura, en este sentido, consta de elementos materiales o físicos (técnicas, maquinas, etc.) y de elementos espirituales (ideas, leyes, etc.).

Los elementos espirituales de la cultura pueden ser de dos clases. Elementos espirituales que se objetivan en un soporte físico: la pintura, la escultura, la arquitectura, el cine, la literatura, etc.

Elementos espirituales que solo se objetivan fugazmente, cuando se escuchan: la poesía oral y la música. En la música, por ejemplo, no basta que exista una composición escrita, solo torna realidad expresiva cuando se ejecuta 0 interpreta dicha composición.

La música es un lenguaje universal de la cultura. Por esta razón, la música constituye desde el principio de la humanidad una de las manifestaciones más importantes dentro del contexto cultural de cualquier época o civilización. Sería imposible concebir la cultura renacentista sin Palestrina, la cultura barroca sin Bach, el clasicismo sin Mozart o un siglo XX sin discos.

La música es la más universal de todas las manifestaciones culturales. Una de las afirmaciones más tajantes en este sentido la realizó Goethe cuando dijo: “Entre todas las cosas imaginables elegimos la música, porque de ella salen caminos bien trazados en todas las direcciones”,

LA MUSICA, EXPRESION DE VARIEDAD DENTRO DE UNA MISMA CULTURA

Dentro de una misma cultura, la variedad de manifestaciones y formas musicales es tan grande como el número de situaciones en que se encuentran, o se han encontrado, los diversos grupos que forman esa cultura.

La música no es privativa de un grupo social. Desde los más instruidos hasta los analfabetos elaboran formas musicales, se expresan mediante la música. En un mismo periodo, canta el campesino en la recolección o en la vendimia, el artista en la opera, el tonadillero, el enamorado, el desengañado.

A efectos de clasificación suele distinguirse en cada época una música culta y una música popular. La primera está sometida a reglas y leyes, la segunda surge de modo espontaneo del alma de las gentes. Esta música popular constituye la parte más importante del folclore.

Cada grupo social transmite y expresa sus mensajes y sus emociones valiéndose de la música: hay música del ámbito familiar, del ámbito del trabajo, de las manifestaciones religiosas, de los juegos y de las solemnidades.

Dentro de una misma cultura, las expresiones musicales cambian a 10 largo del tiempo: se modifica la notación musical, se inventa nuevos instrumentos, surgen nuevos gustos, situaciones, etc.

La historia de la música da cuenta de estos cambios, presentando los que son comunes a todas las culturas y los que son privativos de una cultura determinada.

 

eulogio