EI ARTISTA PRECOLOMBINO EN NUESTRO SUELO

El aspecto fisionómico de los pueblos y sus edificaciones, tomando en consideración la región y el sitio, además del siglo en que se hicieron grandes, son las pruebas de hasta donde llego la cultura, y sobre todo el arte de esos pueblos. Por ello, vamos a estudiar el arte en la isla de QUISQUEYA.

VIVIENDAS TAINAS.

Dice el cronista de la época colombina Fernando de Oviedo, que las casas de los “Grandes”, y de los “caciques” eran como las de los españoles, en los pueblos do la Península: “A dos aguas”.

Los taínos, hacían sus casas largas, de varios aposentos, con paredes de bambú y de otras cañas.

De trecho en trecho, van los puntales u horcones. Los cuales eran llamados por los taínos: “Haoainales”

En un extremo de la casa del cacique, las cuales se llamaban “caney”, hacían un “zaguán” a manera de recibidor o sala de estar.

Por lo regular frente al “caney” del Cacique estaba la plaza pública o “batey” del pueblo. Las poblaciones eran llamadas “yucataques”.

Los “bohíos” eran las casas de los “naborias”, o sea la gente común del pueblo. Estas casas eran de techo cónico, alineadas a cordel, formando calles. Tales casas eran muy frescas y limpias. Tenían sembrado un “conuco” próximo a ellas. Matorrales de “tua-túa” y guanábana, borraja, anamú, y algunas otras plantas medicinales.

Pintaban sus casas con tierra de colores. Y eran de gran calidad sus construcciones a juzgar por lo que dijeron los historiadores de entonces.

EL TEMPLO

Era un “caney” amplio. Con un “cu” o adoratorio, donde se, hacían las ofrendas, ceremonias, ritos místicos a sus “Cemíes”, o representaciones do sus divinidades. Estos templos, estaban adornados, con abalorios diversos, caprichosos, hasta macabros y espeluznantes.

Creían en un Ser Supremo, a su manera, a quien hacían sus ofrendas.

PIEZAS ARQUEOLOGICAS

Se han encontrado algunas piezas de gran valor arqueológico. Nosotros las vamos a apreciar por su valor artístico:

a) Espátula vómica. La raza taína iniciaba sus ceremonias rituales ante sus sagrados dioses, provocándose antes de entrar en el templo, un lavado estomacal. Introduciéndose por la garganta una espátula, hasta motivar el vómito.

Estas espátulas eran talladas en hueso o madera, pero casi siempre, usaban costillas de manatí. Como eran instrumentos sagrados, las labraban preciosamente.

 b) Pieza cemí. Se encontró en el residuario de Barreras, (Azua). A esta piedra, se le atribuye el misterioso encanto de producir el parto sin dolor. Así lo describe en sus memorias D. Fernando de Colón.

Piedras como ésta, nos indican la cultura grande que existía en Quisqueya.

c) Hacha petaloide. Es llamada así porque está tallada en forma de pétalo. Todas son hachas de piedra muy dura, sumamente pulida, y su uso era casero, doméstico. La amarraban a la abertura de un trozo de ramo fibroso, usando para ella soga de cabulla o de algodón.

d) Hacha monolítica o enmangada. Está tallada en roca peridotita. Es para uso ceremonial. Como centro ritual de la raza taína.

Esta hacha constituye tanto por su originalidad, como por su belleza artística, una de las piezas más exquisitas y valiosas de la arqueología pétrea taína.

Mide esta hacha unos 35 o 40 centímetros. Está hecha, de piedra natural de peridotita, o sea compuesto de hierro, silicato de magnesio. Su color es verde oscuro, pulido hasta lograr el brillo.

Se cree que servía para sus actos rituales a la divinidad. Y constituye una de las piezas de más valor en América. Ya Que tiene la riqueza de lo prehistórico.

CERAMICA

En excavaciones arqueológicas se han encontrado restos en el cementerio del Distrito Nacional de la Caleta.

Vamos a estudiar algunos rasgos característicos y artísticos do las primeras piezas encontradas:

Vasija mamiforme: Se exhibe en el Museo Nacional. Tiene forma de seno de mujer. Por eso es llamada así. Esta vasija servía para las ceremonias rituales. No era de uso doméstico. Era consagrada a la divinidad femenina por una parte, y por otra a la masculina. De ahí que podemos considerarla como de ofrenda a la diosa de la maternidad. Ya que también la vasija tiene su parte masculina representada. Todo ello considerado como arte y dedicación de la naturaleza a la divinidad.

En otras partes como asas de recipientes, etc., encontrados recientemente, se ve muchas veces el mismo dibujo.

Quizá la diosa de la fecundidad ala que todos los pueblos primitivos le han rendido culto, está representada en todos sus objetos, hasta los de uso doméstico, o puramente decorativo.

 Los trigonolitos: Son ídolos de tres puntas. Algunos con forma de seno, como deidades erigidas a la fecundidad y a la vendimia de los conucos de la yuca y del maíz.

Consideraban que los senos daban leche, y era el símbolo del sustento y de la abundancia del género humano.

Esta vasija pertenece al Instituto. Smithsoniano de Washington E.EU.U. Antes era de la colección de Mons. Arturo de Meriño.

Nosotros en la R.D., tonemos una réplica de la vasija, aunque el original como hemos dicho está en EE.UU.

CARATULA INDIGENISTA

Es esta carátula de gran expresividad, Expresionista. Servía como símbolo decorativo en las tragedias teatrales. Para defenderse de los dioses, a fin de que no les ocurriera nada malo.

En esta carátula encontramos una expresión decidida. Los ojos desorbitados, juntando sus órbitas a manera de cíclope airado. Su boca está doblemente figurada; Una superior, en rictus de desprecio callado y otra boca inferior, abierta, maldiciente, blasfemando.

VASIJA ILUSTRADA

Es como las anteriores que hemos descrito. Consagrada a la divinidad dedicada a la fecundidad. Tiene forma de recipiente esférico, y casi como si fuera lo demás, una rana. Esto, tiene su respuesta, en la leyenda siguiente:

Guaguyona, era un indio aventurero que, bañándose cierto día en la desembocadura de un río, animó a unas mujeres a pasear en una canoa muy grande. Las llevó muy lejos, hasta la isla de Martinica (Isla de las mujeres solas), los niños de esas mujeres gritaban con hambre “toa-toa (queriendo decir que querían alimento). Los dioses, al ver a los niños llorando tanto los convirtieron en ranas, las cuales, en el idioma taino, se llaman “tonas “,

De esta leyenda salió esta vasija con la forma de seno y de rana. Como un producto de una criatura normal, pero que por compasión de los dioses, se hizo animal.

VASIJA TAMBIEN DEDICADA A LA DIVINIDAD DE LA FECUNDIDAD:

Como hemos dicho era una forma muy natural de dedicar a la divinidad de la fecundidad, vasijas, en todos los pueblos primitivos.

Por ello, esta vasija tiene las características propias de los órganos masculinos y femeninos. Como modios que Dios ha dado a la naturaleza para la reproducción del género humano. No debemos considerar de otra forma estas obras de arte, sino verlo todo como características de un pueblo que en su civilización, rindió culto a la divinidad.

Las demás obras que poco a poco se van encontrando, obedecen a los mismos rasgos descritos en las cerámicas, anteriormente: Unas, dedicadas a usos domésticos, otras a la divinidad. Adornadas con círculos, líneas, incisiones salientes, con triángulos etc. Propiamente antropomorfas. De mucha belleza.

DUJOS O DUHOS

Son piezas artísticas, cemíes tallados en piedra, granito o mármol. (Algunos dujos eran de madera).

Son asientos de caciques y jerarcas de la raza taína. Algo así corno asientos protocolarios o ceremoniales.

Les daban forma de animal plano sobre cuatro patas cortas. Eran usados, no solo en las ceremonias místicas, sino también en los, bailes y deportes. Donde fuera necesaria la asistencia de jerarcas, príncipes, sacerdotes, y visitantes distinguidos.

Este dujo, le servía al cacique, de postrer asiente funerario o Era sepultado en una fosa amplia. Lo cubrían con tierra. Con todos sus objetos, tanto de guerra, como para su alimento. Y también se quedaban voluntariamente sepultadas con él, las mujeres que le querían ser fieles hasta el más allá.

Uno de estos “dujos”, se conserva en el Museo de Londres. De gran valor estético.

PETROGLIFOS

Son grabados hechos en cavernas o rocas. En nuestra isla, tenemos de esos grabados. Vamos a ver algunas características do ellos.

Como una maravilla de la prehistoria, tenemos los naturales túneles de la Sierra de Neyba, en la Costa Norte del Lago Enriquillo, Está compuesta de una serie de galerías espaciosas con varias entradas frente al lago, por una de las cuales sale un caño de agua, cuyo manantial, no se conoce.

La principal boca do entrada tiene talladas unas cariátides enormes y que por ser vistas desde lejos, el pueblo las llama: Caritas do Neyba,

Hay también, petroglifos en: Las siete grutas o guácaras de los Haitises, en la Bahía de Samaná. Las grutas de Amadel, cerca de Samaná, etc.

Hay unos grabados en la caverna de El Jagual, próxima al Soco, Provincia de San Pedro de Macorís. Una semejanza tienen las figuras de las rocas del Río Chacuey, en el Norte de la Isla, próximo a Dajabón.

Son escenas que quizá indican la escritura del alma indigenista o que en sus dibujos rupestres, tienen intención de eternidad.

En la caverna de El Jagual, se han encontrado asas de ollas antropomorfas. Son de gran calidad taina.

En la caverna del El Chacuey, el dibujo es estilizado, con bastante sentido filosófico. Un juego de líneas siguen al esqueleto humano. Quizá expresen una idea, un pensamiento, una acción humana completa de los taínos. El diseño es simple. Podemos decir que es “tridigital”.

Hay dibujadas figuras humanas sin cabeza, el sol. Quizá al dibujar las figuras así, querían demostrar que en la cabeza se hallaba la vida, y ese ser se perpetuaba en la figura así dibujada, pero solo en el espíritu.

Plantitas simples. Una del sol, otra del polen, con un niño saliendo de ella. Un nube que derrama lluvia, un arco iris, etc.

Las famosas Cuevas de Santa Ana, en la Capital, tienen también un valor prehistórico grande. En ellas se han encontrado también petroglifos. Muchos de los cuales no sabemos su interpretación, pero están llenos de un simbolismo y de una abstracción, casi propia de estos tiempos de ahora.

En sí, consideramos este arte, como verdadera artesanía, en diseños fabricados en la roca, y hechos con los instrumentos más rudimentarios. Es la más antiguas de las artes, en el sentido de la “greca”, en la decoración. Ya que viendo estos dibujos, observamos que en e1 momento actual, muchos de nuestros artistas, forjadores, o decoradores, etc. los siguen utilizando.

eulogio